La importancia de los cuidadores de nuestros mayores

La población mayor de 65 años ha pasado de representar el 11,2% en 1981 a hacerlo con un 18,7%, según el último informe del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO), de 2016. La llegada a la vejez y de algunas enfermedades de forma repentina supone un momento difícil de asumir tanto para los afectados como para los familiares, que se vuelcan en sus allegados para que tengan los mejores cuidados.
La atención de personas mayores y dependientes no es tarea sencilla. En muchas ocasiones son los propios familiares los que optan por dedicarse a ello exclusivamente, ya que tienen una relación estrecha con el mayor y conservan así, en la medida de lo posible, sus hábitos de vida y el contacto con su medio habitual de convivencia. Sin embargo, esta tarea suele recaer en una sola persona que tras un periodo prolongado no ve la tremenda de dedicación, a todos los niveles, que exige.
Profesionales con vocación
El bienestar de la familia más cercana es lo más importante y por ello desde los centros Amavir ofrecemos las atenciones necesarias para que los residentes se sientan como en casa. Desde nuestras residencias trabajamos por y para las personas mayores y lo hacemos con verdadera vocación. El equipo humano de nuestras residencias se compone de profesionales de trato cercano, centrados en favorecer el bienestar de cada usuario, formados por perfiles multidisciplinares (gerocultores, equipo médico y de enfermería, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, profesionales de trabajo social y psicología, etc.) y cuyo objetivo es ayudar y cuidar a la persona mayor en todo lo que necesite. El día a día se convierte en un escenario de enriquecimiento mutuo, donde trabajadores, residentes y familiares se nutren de esta interacción compartida.
Residencias modernas y acogedoras
Las residencias están creadas para convertirse en el nuevo hogar de nuestros mayores y por están dotadas de un ambiente cálido, acogedor y familiar. Además, cuentan con las más modernas infraestructuras y equipamientos, todo ello sin barreras arquitectónicas y localizadas en lugares fácilmente accesibles por transporte público. Nuestro objetivo es que el mayor se encuentre como en su propio hogar pero con las mejores atenciones.