Crear conciencia medioambiental es un deber de todos

Cada vez tenemos más presente la importancia que tiene cuidar nuestros ecosistemas y fomentar el respeto al medioambiente. En el marco de la celebración del Día Mundial del Medioambiente, que se celebra cada día 5 de junio, es trabajo de todos motivar a las personas y comunidades, para que se conviertan en actores principales del desarrollo sostenible y de protección de nuestro entorno.

En Amavir no entendemos el cuidado a nuestros mayores sin el respeto al medioambiente, contribuyendo al legado que recibirán las generaciones venideras, por ello “ponemos especial atención en desarrollar buenas prácticas ambientales en la climatización de nuestros centros y en la gestión del papel y del agua”, afirma Yolanda Rivera, directora de Calidad y Medioambiente.

 

Climatización y renovación del aire, aspectos clave

En los centros Amavir trabajamos por ser cada día más sostenibles. Uno de los aspectos que más hay que vigilar en las residencias es la climatización y la renovación del aire ya que una mala ventilación puede ser perjudicial para la salud de residentes y trabajadores. Para ello se pueden seguir algunas recomendaciones:

  • Desconectar las salas con termostato independiente cuando no estén en uso.
  • Hacer un uso responsable del aire acondicionado en verano y de la calefacción en invierno.
  • Aprovechar la luz solar y bajar las persianas para impedir el calentamiento de las estancias.
  • Apagar los ordenadores y la luz y desenchufar los electrodomésticos y cargadores cuando no los utilicemos.
  • Ventilar durante 10 o 15 minutos las habitaciones y zonas comunes para renovar el aire.

 

Realizar un uso eficiente y responsable del agua

El agua es un recurso natural imprescindible para la vida humana y el medioambiente, por ello, es necesario hacer un uso responsable y eficiente de ella con el fin de preservar los ecosistemas acuáticos, ayudar al desarrollo socioeconómico de nuestras ciudades y luchar contra el calentamiento global. Para ello basta con adoptar algunas costumbres como:

  • Regar a primera o última hora del día para evitar la evaporación del agua.
  • Aprovechar la carga máxima que aconseja el fabricante de los electrodomésticos.
  • No utilizar el inodoro como una papelera, ni dejar el grifo abierto mientras no estés haciende uso de él.
  • Reparar los grifos que gotean y las fugas de las cisternas.
  • Emplear correctamente las cisternas de doble pulsador.
  • Usar responsablemente el servicio de lavandería.

 

Reducción del consumo de papel

En plena trasformación digital en todos los sectores de la economía, el uso del papel es cada vez menos demandado, sin embargo, debemos seguir siendo especialmente responsables con este recurso. Consumir menos papel ayuda a reducir la deforestación, evitar gastos innecesarios y adoptar la digitalización para eliminar fronteras.

 

Reciclar para dar una nueva vida a los materiales

Reciclar es darle una nueva vida a los envases, reduciendo el consumo de recursos y con ella la degradación del planeta. Debemos ser conscientes de la importancia del reciclaje y los beneficios que tiene sobre nuestro entorno. Por eso, debemos poner todo nuestro empeño en segregar correctamente los residuos que generamos en el día a día.

Con el reciclaje se consigue gastar menos energía en la creación de nuevos productos. El simple gesto de reciclar una lata de refresco ahorra el 95% de la energía que se necesita para fabricar una nueva. Además, se reduce el impacto en el cambio climático.

La práctica de todos estos pequeños gestos conlleva grandes beneficios. Cuidar el planeta es una obligación de todos. “Necesitamos una sociedad concienciada con el cuidado del medioambiente, la economía y la salud, porque recuerda: el planeta es de los que lo habitamos hoy, pero también de los que lo harán en el mañana”, concluye Rivera.