Trastornos del sueño en personas mayores

En contra de la creencia popular de que las personas mayores duermen menos, en el Grupo Amavir hemos realizado un seguimiento de los patrones de sueño de nuestros mayores, con el fin de explicar los motivos de la pérdida de horas de descanso.

A medida que pasan los años, la arquitectura del sueño se va modificando, en tanto que se tiene una calidad de sueño diferente: mucho más ligero. Es por ello por lo que nuestros mayores pueden despertarse varias veces durante la noche, generalmente para ir al servicio.

En este sentido, el insomnio puede ser transitorio, cuando dura menos de una semana; de corta duración, con una duración de una a cuatro semanas; o crónico, si se prolonga más allá de las cuatro semanas.

Las principales causantes de este trastorno del sueño podrían ser las siguientes:

  • Horarios de sueño inadecuados: las siestas pueden hacer que por la noche no tengan sueño. Además, el insomnio también puede verse favorecido por el hecho de que cada día se acuestan y/o se levantan a una hora diferente.
  • Ganas de ir al baño por la noche: la necesidad de ir al servicio por la noche es frecuente en las personas mayores, pudiendo ocurrir incluso hasta dos o más veces. Y, a raíz de ello, en ocasiones también tener dificultades para volver a conciliar el sueño, lo que hace que durante el día sientan somnolencia.
  • Enfermedades: las molestias propias de enfermedades degenerativas o crónicas como dolores, espasmos o tos, también interrumpen también el sueño.
  • Medicamentos: las personas mayores suelen tomar diversos y múltiples medicamentos, y puede que alguno de ellos sea el causante del insomnio o de las alteraciones del sueño.
  • Sedentarismo: la falta de ejercicio, la ausencia de adrenalina, también fomenta el sueño diurno en contra del nocturno.
  • Bebidas excitantes: el consumo de café, té o alcohol, en caso de ingerirse por la tarde pueden causar igualmente la falta de sueño por la noche.