Estreñimiento crónico en mayores

A medida que pasan los años, es frecuente que nuestro intestino se vuelva perezoso y que tengamos una mayor tendencia a sufrir problemas de estreñimiento. En ciertos casos, una dieta adecuada junto con remedios caseros son suficientes para resolver esta situación, pero en otros será necesario consultar con el médico para que nos prescriba el fármaco más adecuado a nuestro organismo.

Algunos consejos prácticos en caso de estreñimiento son los siguientes:

  • Ingerir fibra : Hay que realizar de forma progresiva (nunca bruscamente) una dieta cada vez más rica en agua y fibras, en una cantidad adecuada (20-30 g.). La fibra debe incluirse en los alimentos o ser administrada de manera directa. Para ello es conveniente ingerir zumos, caldos, infusiones, sopas, salvado de trigo, cereales, frutas frescas y pasas, verduras cocinadas enteras y ensaladas.
  • Beber : Es muy importante beber una cantidad suficiente de agua y líquidos no gaseosos. Además, beber un poco de agua templada en ayunas puede estimular la defecación.
  • Hacer ejercicio : Basta con caminar un par horas diariamente, ejercicio que desarrolla y mantiene la musculatura. Además, la postura erguida contribuye a una mejor preparación del bolo fecal por la simple fuerza de la gravedad.
  • Masajear el abdomen
  • Defecar al primer estímulo : Siempre hay que atender rápidamente a la sensación/percepción de estímulo y no dejarlo para más tarde.
  • Horario fijo : Es necesario establecer un horario para la evacuación. Se debe intentar defecar a la misma hora cada día, preferentemente después del desayuno.
  • Comer yogur y otros fermentos lácteos : Son muy convenientes porque equilibran la flora intestinal, mejorando las secreciones y estimulando el peristaltismo.
  • Evitar alimentos astringentes : Es aconsejable prescindir en la dieta de alimentos como el azúcar, los caramelos, los quesos curados, las zanahorias, el membrillo, los plátanos, la pulpa de manzana o el arroz.
  • Consumo de aceite : Tomar 2-3 cucharadas de aceite de oliva al día puede facilitar la deposición fecal, ya que actúa como lubricante.
  • En casos agudos es necesario, en ocasiones, recurrir a los laxantes , sustancias que favorecen la defecación por formar heces blandas y voluminosas. Deben utilizarse con cautela, ya que su abuso puede generar dependencia, estreñimiento crónico y hasta lesiones intestinales.