La artritis reumatoide en la tercera edad

La artritis reumatoide es una enfermedad crónica originada por la inflamación de la membrana que recubre los cartílagos de las articulaciones y los tejidos circundantes. La inflamación de este tejido ocasiona dolor, hinchazón y sensación de rigidez que los pacientes sufren especialmente en las primeras horas del día.
Esta enfermedad afecta de forma más intensa a unas articulaciones que a otras, principalmente a las manos y pies, codos, hombros, caderas, rodillas y tobillos. Si esta inflamación no se supervisa y controla, puede producir daño en los huesos, ligamentos y tendones que rodean la articulación. Con el tiempo, esto puede derivar en la deformación progresiva de las articulaciones y la pérdida de la capacidad de movimiento para realizar las tareas cotidianas.
La Sociedad Española de Reumatología indica que los primeros síntomas de la enfermedad aparecen de forma lenta, y pueden llegar a ser confundidos con otras enfermedades. Sin embargo, el síntoma principal al que se debe prestar atención es la inflamación, apreciable a simple vista, de las articulaciones, lo que causa un dolor importante en el individuo que la padece.
No existe ningún tipo de medida que pueda prevenir la aparición de la enfermedad. No obstante, los expertos recomiendan realizar actividad física de forma habitual para favorecer el movimiento de las articulaciones y prevenir la rigidez.
Una vez que la enfermedad se ha diagnosticado oficialmente por un especialista, es recomendable mantener de forma adecuada el tratamiento para prevenir un mayor avance de la enfermedad. Actualmente, no existe ningún tratamiento que pueda curar la artritis reumatoide. Las terapias farmacológicas son eficaces para aliviar el dolor y modificar los síntomas a largo plazo.
Desde Amavir queremos recomendar que aquellas personas diagnosticadas con artritis reumatoide eviten llevar una vida agitada, movimientos bruscos y sobreesfuerzos. Durante el reposo es conveniente que eviten doblar las articulaciones y mantengan brazos y piernas estirados.