¿QUÉ LE PASA AL ABUELO? (III)

Cómo explicar el Alzheimer a los niños de 7 a 12 años

Raquel López de la Torre
Neuropsicóloga Clínica y Psicogerontóloga. Técnico Auditor de Calidad de Amavir
A esta edad, lo más probable es que el niño comience a realizar más preguntas sobre la enfermedad, sus consecuencias, etc. Alrededor de los 8 años, podemos indicar que dentro del cerebro están unas células que se llaman neuronas y que la enfermedad las daña/estropea y por eso se da el Alzheimer. Como en la etapa anterior, lo importe es aclarar las dudas que tenga, adaptando las explicaciones a su nivel de comprensión.
En esta etapa es importante hablar con él y hacerle entender que la enfermedad afecta a la vida familiar, sobre todo si el enfermo vive con el niño, y a la persona que cuida principalmente al enfermo.
Es crucial entender que al niño también le afecta y que sufre como el resto al ver cómo la persona mayor va perdiendo capacidades y que le costará a veces comprender por qué el abuelo/a se muestra apático o agresivo, por qué le ignora o no quiere jugar con él…, por lo que es imprescindible hablar con él e insistir en que todo esto se da y se debe a la enfermedad que padece la persona mayor, y no a que haya dejado de quererle.
Entre los 8 y los 10 años, el niño puede plantear cuestiones o dudas, como las siguientes, que es bueno aclarar para que entienda bien lo que está pasando:

  • ¿El Alzheimer es contagioso? Indicar que esta enfermedad no es como un catarro, la gripe o la varicela y que no es contagiosa, que no se pega y no pasa de unas personas a otras porque estemos con la persona enferma, que la podemos abrazar, besar y ayudar y él no se pondrá enfermo. Y que se da en el cerebro cuando uno se hace muy mayor, por lo que él no la va a tener ahora.
  • ¿Tengo yo la culpa de la enfermedad del abuelo? El niño puede sentirse culpable por la enfermedad, porque han hecho algo malo. Es importante dejarle claro que la enfermedad se da por otras cosas, que no es por las cosas que él haga, sino porque el cerebro del abuelo está enfermo.
  • ¿El abuelo se va poner bien, se va curar, con medicinas? Hay que enseñar al niño que la enfermedad no se cura con medicinas, pero que los médicos están investigando/buscando medicinas que la curen. Que el abuelo/a tendrá algunos días mejores/buenos (que se acuerde de más cosas, hable más, juegue más con ellos) y otros malos/ peores (en que le cueste recordar más las cosas, no hable, no quiera jugar, chille o se enfade…). Y que sí hay medicinas que le damos para que esté mejor, aunque no se cure.

En esta etapa, al igual que en la anterior, es recomendable que el niño siga colaborando en el cuidado y estimulación de la persona mayor, además sobre los 7 u 8 años suelen ser muy receptivos y creativos para realizar actividades. Pero a esta edad es importante tener en cuenta que la colaboración tiene que ser ajustada a la edad, y también en tiempo, para que en el niño no aparezcan sentimientos de sobrecarga, o de que se le exige demasiado, quitándole tiempo para hacer otras cosas propias de su edad. Algunas de las actividades que pueden hacer niños de esta edad son (siempre teniendo en cuenta la edad del niño y el grado de deterioro del enfermo): hacer puzles o rompecabezas, jugar con juegos de mesa (oca, parchís, dominó, memori), hacer álbumes de recuerdo con recortes o cajas de recuerdos, ver películas o programas de televisión, leer cuentos, ayudar a hacer actividades de la vida diaria (poner la mesa, doblar ropa), realizar fichas de psicoestimulación…