Depresión, una enfermedad frecuente en la Tercera Edad

El pasado lunes fue el Blue Monday, denominado así por ser considerado el día más triste del año debido a la confluencia de varios factores. La tristeza, y por consiguiente, la depresión, es una patología que aparece con frecuencia en personas mayores.
Los síntomas de esta enfermedad pueden confundirse con los del propio envejecimiento, por eso, desde Grupo Amavir, recomendamos que se preste especial atención a la aparición de los primeros indicios. Los indicios de la aparición de la enfermedad son muy comunes, como por ejemplo fatiga, problemas para conciliar el sueño o falta de apetito.
El papel del cuidador es esencial para la prevención de la depresión en personas mayores. Los profesionales de Amavir gestionan el cuidado diario de los residentes y tienen un papel importante a la hora de detectar la aparición de la enfermedad.
Además, en los centros se realiza un seguimiento y control de la alimentación, del estado de ánimo de la persona y de la actividad física de los mayores. Ante la aparición de cualquier síntoma indicativo de la enfermedad, el residente o usuario del centro de día pasa a ser evaluado por el servicio médico y psicológico del centro, para proceder de la manera más correcta para tratar la situación.