Los mayores, entre los más solidarios

Los mayores son muy valiosos. Durante el pasado mes de abril, el 67,5% realizó alguna actividad no remunerada. Es decir: más de cinco millones y medio de personas mayores de 65 años prestaron apoyo solidario a otras personas o grupos. En el actual momento de crisis, cuando se han jubilado y liberado de sus obligaciones laborales, son un pilar esencial que responde ante los lazos familiares o de amistad El desempleo y la falta de ingresos en el hogar de los hijos o del entorno más próximo es la razón por la cual las personas mayores sacan lo mejor de sí mismas para colaborar con familiares, amigos o vecinos, señala la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España (UDP).

Esta organización precisa que el 40,3% de las personas mayores prestó en abril algún tipo de apoyo a su familia y un 6,4%, a sus vecinos o amigos. La ayuda económica es una de las más importantes, pero no la única. El Barómetro del Mayor de UDP afirma que el 20,2% apoya con dinero a sus allegados. Pero además, quienes superan los 65 años son para su familia un gran refuerzo en las labores del hogar (12,1%), facilitadores de cuidados (9,7%), los encargados de acogerles en su vivienda cuando necesitan ayuda (9,1%) o de acompañarles fuera del hogar, ya sea al médico, a la escuela o a realizar otras gestiones (5,4%).

Respecto a los vecinos y amigos, los veteranos no distinguen en el momento de auxiliar. Su gen de la generosidad tiende la mano a las personas más próximas. Una vez cubiertas las necesidades de los familiares, acompañan a vecinos y amigos fuera del hogar (2,6%), acuden a sus casas a cuidarles o ayudarles (2,5%), les acogen en su propia vivienda (1%) o cocinan y hacen labores para ellos (0,2%).
Sobre todo ayudan las mujeres que tienen entre 65 y 75 años, las personas solteras, divorciadas o separadas, con menor capacidad de gasto y que residen en grandes ciudades.

Mayores solidarios con organizaciones

Las personas mayores destacan también por una importante labor altruista en asociaciones u organizaciones. Y no solo porque dispongan de más tiempo, sino porque, en sí mismas, se revelan como uno de los grupos más solidarios en diferentes aspectos: «Un 26% realiza alguna donación, un 13,8% colabora con una ONG y un 6,4% presta ayuda a sus amigos o vecinos».

Su función en las ONG es variada. Algo más de la mitad, un 50,3%, colabora con estas entidades mediante donaciones, la recogida o distribución de dinero, comida, ropa o alimentos. Pero la otra mitad participa en acciones de gran valor. El voluntariado profesional permite a los mayores poner su conocimiento a disposición de otras personas, sentirse útiles y proveer una ayuda que, de otro modo, quien la recibe no podría pagar. El 12,1% realiza labores educativas, culturales o de asesoría, según los datos de UDP. De estas se benefician menores con problemas, personas desempleadas o inmigrantes.