Las relaciones sociales en la vida adulta

Las relaciones sociales en la vida adulta

Las relaciones sociales son fundamentales para el bienestar de las personas. A lo largo de la vida están presentes de formas muy variadas, con intensidades diferentes y con impactos muy diversos en nuestras vidas. En Amavir creemos que en la edad adulta aún se pueden construir nuevas relaciones y mantener las presentes.

 

Relaciones intergeneracionales

La presencia o ausencia de las relaciones sociales a lo largo de nuestras vidas pueden transformarse y afectan ampliamente a nuestra calidad de vida. El hecho de que la población sea cada vez más longeva hace que personas de diferentes generaciones deban relacionarse durante más años.

En Amavir hemos aprendido que las actividades con niños favorecen la actividad del mayor y mejoran su estado de ánimo a todos los niveles. Por ello, aunque sea a través de videollamadas debido a la pandemia, en Amavir fomentamos este tipo de encuentros intergeneracionales donde tanto el mayor como el niño reciben un enriquecimiento mutuo.

 

Las personas mayores y sus cuidadores

El envejecimiento de la población a nivel mundial hace que cada vez más gente confíe en los cuidadores profesionales para su atención diaria. La relación entre la persona cuidadora y la persona dependiente debe ser de confianza mutua.

Cuando una persona mayor llega a una de las residencias de Amavir se encuentra con un equipo con vocación compuesto por profesionales de trato cercano, centrados en favorecer el bienestar de cada usuario y cuyo objetivo es acompañar y ayudar al mayor en todo lo que necesite. El hecho de que el trabajador de Amavir pase tanto tiempo con el mayor favorece que surja un vínculo que va más allá de lo meramente profesional. El afecto y el cariño entre ambos aparece de forma natural y perdura en el tiempo, llegando a establecerse una relación de confianza cercana. Los profesionales que forman la plantilla de la residencia llegan a convertirse para el mayor en su otra familia.

 

Envejecimiento saludable en los centros de día

La Organización Mundial de la Salud propone un envejecimiento activo. En este sentido, los centros de día son un espacio donde los mayores se relacionan y comparten momentos sin desligarse de su hogar, entorno y costumbres.

El mayor recibe una atención integral y personalizada, realizando durante su estancia diversos programas, talleres y actividades que tienen el objetivo de potenciar su autonomía, mejorar su estado emocional, su sociabilidad y prevenir posibles dolencias asociadas a la edad. En definitiva, se mantienen socialmente activos, en contacto con otras personas y con sus entornos.

 

Las redes sociales en la edad adulta

Las formas de comunicación entre personas han evolucionado mucho en los últimos tiempos. Si antes solo podía ser a través de carta, teléfono o reuniones presenciales, el año 2021 ha acelerado las formas de comunicación y reunión social dando lugar a una gran diversidad de vías a nuestro alcance para fomentar las relaciones sociales.

En este sentido, las redes sociales han supuesto una revolución en toda regla para la sociedad. No solo para los jóvenes, también para los mayores que, aunque necesitan más tiempo para manejarlas, pueden llegar a desenvolverse muy aceptablemente. De esta forma pueden llegar a conectar con antiguos amigos o compañeros e incluso con sus nietos.

 

Bienestar psicológico

En Amavir queremos que nuestros residentes se sientan como en casa con las atenciones que necesitan en cada momento. Por ello, para asegurarnos de que esto se cumple y que nuestros mayores tienen el mejor bienestar psicosocial, contamos con un equipo psicológico que lleva a cabo diferentes terapias en las que se trabajan la orientación y la memoria, así como la intervención sobre el estado emocional y el manejo de conductas que dificulten la convivencia.