¿Cómo salimos de la rutina en las residencias?

Las residencias se caracterizan por mantener un horario de rutinas diarias en las que se incluyen actividades de ocio y tiempo libre para garantizar el bienestar social y emocional de los residentes, ofreciendo tareas que favorezcan el desarrollo de las relaciones sociales. De esta forma, nuestros mayores se divierten y se dejan llevar por su creatividad.

 

Tradiciones veraniegas

El comienzo del verano viene marcado por la festividad de San Juan. En muchas zonas es tradición celebrar las hogueras y, en Amavir, no dejamos pasar la ocasión para disfrutar de esta fiesta en la que nuestros residentes y trabajadores arrojan al fuego todo aquello para dejar atrás. Una actividad llena de magia y de emoción.

 

Talleres de jardinería y cocina, los más demandados

El huerto terapéutico es una de las actividades que más gusta a nuestros mayores. Además de ponerlo a punto para cultivar diversas hortalizas y verduras, los residentes aprovechan este espacio para concienciar acerca de la necesidad de preservar el medioambiente y evitar la desertización, favoreciendo la forestación y la plantación de vegetación en nuestro entorno.

Durante los talleres de cocina, nuestros usuarios más experimentados ponen en práctica sus recetas estrella haciendo un homenaje a sus raíces con platos típicos de su tierra.

 

Taller de nuevas tecnologías

Las nuevas tecnologías han llegado a nuestro día a día para quedarse, por ello es importante que nuestros mayores también sepan manejarlas y desenvolverse, por ejemplo, en la realización de una videollamada. En las residencias hacemos uso de diferentes aplicaciones para que nuestros residentes puedan trabajar sus capacidades cognitivas de una manera diferente y entretenida.

 

Beneficios de los talleres para los residentes

En Amavir, el modelo de atención residencial está centrado en la persona. Este modelo supone un empoderamiento de la persona mayor, lo que favorece que la persona continúe haciendo aquello que para ella vale la pena, aquello que mantenga sus ilusiones.

Por ello, el desarrollo de diferentes talleres les ayuda  mantener su mente activa y mantener su autonomía, así como su capacidad de decisión. En definitiva, a mantener  una buena calidad de vida.