Las residencias y centros de día, una forma de aliviar la soledad de las personas mayores

Son muchas las familias que confían en las residencias o centros de día para el cuidado de sus familiares ya que saben que son lugares en los que la dedicación y la calidad de vida de los usuarios siempre va a ser la mejor.

Las personas mayores o dependientes que deciden trasladarse a una residencia, ya sea porque necesitan cuidados específicos o por estar acompañados, buscan la mejor atención pero también sentirse como en casaalgo que se cuida al máximo en los centros de Amavir.  Tener buena compañía y un trato cuidado y cercano son los requisitos más importantes para mudarse a un centro.

Compañía, uno de los principales motivos para vivir en una residencia

La soledad de las personas mayores es una de las situaciones más preocupantes de nuestra sociedad. En el año 2019, en España  2.131.400 personas con 65 o más años vivían solas, el 72,3% mujeres, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Sin duda, las residencias son un gran remedio contra esta situación, ya que los centros suelen ser ambientes acogedores, cálidos y familiares. Normalmente están organizados en unidades de convivencia, cada una de ellas con su propio salón y comedor, donde residen las personas mayores según su grado de dependencia y características personales con el fin de que los mayores se sientan como en casa.

Ejercicios y actividades para mantener el cuerpo y la mente activa

En las residencias, los usuarios tienen acceso a terapias y  actividades de ocio y tiempo libre con las que trabajan su bienestar físico, social y emocional. No hay duda de que en las residencias es posible envejecer de forma activa. El equipo de fisioterapia y rehabilitación previene y trabaja patologías motoras, musculares o de movilidad.  Además, también se trata de que los mayores no pierdan su autonomía personal y capacidad de decisión, por lo que se practica para que puedan continuar con sus actividades y ocupaciones cotidianas, desde las más básicas como el aseo y el vestido, hasta tareas más complejas como el manejo del dinero o el cuidado del hogar.

Con el objetivo de reducir esa sensación de soledad, la interacción con otros usuarios también es importante. Talleres de cocina, costura, el huerto terapéutico y hasta un club de lectura. Todas estas actividades dan a los mayores experiencias de diversión, fomentando la participación y manteniendo y activando sus habilidades cognitivas .

Guiados por ti, un modelo para empoderar a los mayores

La calidad y la alta especialización en los cuidados de los centros residenciales y de día a cada uno de los residentes y usuarios es un factor fundamental para nuestros mayores.  En los centros de Amavir, todos los residentes cuentan con su propio Plan de Atención Individualizado, que se realiza al ingreso y se actualiza continuamente, buscando que cada persona reciba la atención más adecuada a su situación, necesidades y preferencias.

Este año, en las residencias Amavir se ha implantado el modelo Guiados por ti, de atención residencial, que empodera a la persona mayor y que permite acompañarle según sus indicaciones.

Centros de día, la mejor atención para las personas mayores sin desvincularse de su propio hogar

Los centros de día son un recurso intermedio a las residencias que permite a los mayores seguir viviendo en su casa y, a la vez, realizar actividades beneficiosas para su estado físico, cognitivo y emocional. Los 41 centros de día de Amavir son lugares acogedores en los que los usuarios pasan la jornada regresando a sus domicilios por la tarde. Durante su estancia, realizan diferentes programas, talleres y actividades que tienen el objetivo de potenciar su autonomía, mejorar su estado emocional y su sociabilidad y prevenir posibles dolencias asociadas a la edad.

Por último, para las familias saber que sus allegados están bien cuidados y tienen seguimiento profesional de su salud, además de recibir información puntual sobre su estado, supone una gran tranquilidad.