La movilidad de las personas mayores tras el confinamiento

Tras el confinamiento vivido como consecuencia de la situación excepcional provocada por el COVID-19 que, de la noche a la mañana, ha modificado nuestras rutinas diarias, la vuelta a la normalidad debe comenzar a realizarse de manera escalonada. Uno de los colectivos más afectados por estas medidas restrictivas ha sido el de las personas mayores de 65 años y dependientes que representan el 20% de la población.
Con el fin de retomar las costumbres, los profesionales de la geriatría, de la fisioterapia y de la psicología recomiendan comenzar a recuperar los hábitos y rutinas de manera gradual y, de esta manera, conseguir que las personas mayores recuperen sus actividades anteriores y la motivación para volver a salir a la calle. 
Pérdida de agilidad, destreza y habilidades.
Durante estos más de dos meses donde el movimiento se ha reducido considerablemente pudiendo surgir pérdida de agilidad, destreza y habilidades, desde Amavir una de nuestras prioridades será comenzar con la práctica de pequeños ejercicios, aprovechando las herramientas disponibles para conseguir mejorar el tono muscular de nuestros mayores y facilitar su salida al jardín realizando pequeños paseos, que tan importantes beneficios tienen para la salud: mejoran la presión arterial, el tránsito intestinal y la digestión e incluso la calidad del sueño reduciendo el estrés. Todo esto, dentro de los requisitos de seguridad y control que garanticen su bienestar.
Problemas de estabilidad, coordinación y equilibrio
Además, la inactividad y el sedentarismo de estas semanas pasadas también pueden conllevar algunos problemas de pérdida de estabilidad, coordinación y equilibrio entre las personas de mayor edad. Para mejorar este aspecto, y en consecuencia su calidad de vida, es conveniente realizar ejercicios de fisioterapia y rehabilitación adaptados a sus condiciones físicas y supervisados por un profesional. No hay que olvidarse tampoco de sus capacidades cognitivas, integradas dentro de los programas de estimulación. 
En este sentido y tras esta pausa en sus hábitos hay que volver a fomentar su autonomía e independencia para la realización de las actividades de la vida diaria. Retomar el  contacto con otras personas y con sus entornos será la mejor medicina para mejorar su estado emocional. 
Recomendaciones para salir a la calle
Desde que las autoridades permitieron a la población el pasado 2 de mayo volver a salir a la calle, se adoptaron distintos horarios prefijados para los diferentes grupos de edad. Es recomendable respetarlos según las indicaciones y variaciones de las comunidades autónomas.
Además conviene recordar que se debe mantener la distancia de seguridad con otras personas, evitando saludar de cerca a amigos o conocidos, lavarse las manos antes y después de salir de casa, usar mascarillas y guantes si es preciso y dejar los zapatos que se hayan utilizado en la entrada.