Esta semana se celebra el Día del Cuidador

Cada 5 de noviembre se celebra el Día del Cuidador en España. La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) estableció esta fecha conmemorativa con el objetivo de dar el reconocimiento que merecen todas las personas que de forma profesional o como apoyo familiar se dedican al cuidado de personas mayores o en situación de dependencia.
En Amavir contamos con excelentes profesionales que se encargan de cuidar en todo momento y de la mejor manera a nuestros residentes. Desde aquí queremos agradecerles todo el esfuerzo y el cariño que aportan para que nuestros mayores se sientan atendidos y queridos cada día.
En esta ocasión queremos agradecer especialmente la labor del personal de recepción. Son la primera cara visible a la que acuden las personas que visitan nuestros centros y una de las principales fuentes de información sobre y para nuestros residentes y trabajadores.
Pero en las residencias y centros de día Amavir el personal de recepción es mucho más que una figura profesional; es un pilar esencial que ayuda en su día a día en todo lo que puede, atendiendo todas las peticiones y quejas y solucionando todos los problemas que están en su mano. Ayudan tanto a residentes como a trabajadores y lo hacen siempre con un cariño inmenso.
La labor de estos profesionales con los residentes abarca desde encontrar objetos perdidos: “Cuando se nos pierde algo, nos lo buscan. Hoy mismo he bajado yo un pantalón, que me faltaba la parte de arriba y lo he dejado allí porque me han dicho que así me lo buscaban”, pasando por atenderlos: “Si necesitamos alguna cosa nos atienden bien, llaman a la profesional que queremos que nos atienda en ese momento…” y llegando a convertirse en un gran apoyo: “Ellas me dieron la vida en momentos que yo venía muy nerviosa”.
Su principal cometido es atender el teléfono y ayudar al resto de trabajadores, para los cuales son indispensables en la solución de problemas: “A nosotras nos gestionan muy bien el tema de las llamadas de teléfono. O con cualquier incidente que nosotras tenemos en terapia, son las primeras a las que llamamos y nos intentan solucionar los problemas”.
Para los profesionales de recepción, su trabajo es una labor verdaderamente gratificante que no les cuesta realizar: “En este trabajo me siento muy feliz porque los mayores te transmiten muchísimo cariño”, “Yo vengo a trabajar con alegría. Yo eso que dice la gente de ir a trabajar con mal rollo y con pereza, no”, “La relación que se llega a dar entre nosotras, los residentes y los familiares es muy cercana y muy familiar porque al fin y al cabo este es su hogar”.
Desde aquí os damos las gracias a todas y todos porque hacéis que la vida en las residencias y centros de día Amavir sea mucho más fácil.
Así es el día a día del personal de recepción de los centros Amavir.