Deporte en la tercera edad

Antes de que la pandemia nos obligara a confinarnos, las encuestas apuntaban a un esperanzador incremento en los hábitos deportivos de la gente mayor. En tan solo 5 años se había doblado la cantidad de personas mayores de 65 que salían una vez por semana a hacer deporte. Llegados al 2021, y una vez recuperada cierta normalidad tras la COVID-19, es importante que estas cifras no decaigan y entender que lo importante a esta edad es moverse. En Amavir queremos recordar algunas claves para un envejecimiento saludable.

 

Por qué es importante hacer deporte pasados los 65 años

A medida que envejecemos, nuestra fuerza física disminuye. Un declive que se acelera considerablemente pasados los 70 años. Por ejemplo, cuando tenemos entre 30 y 40 años, perdemos aproximadamente el 1% de la masa muscular y la fuerza cada año. En cambio, después de los 70, este porcentaje se eleva al 3,5% anual. Esta pérdida de masa muscular relacionada con la edad se llama sarcopenia. Para evitar esta y muchas otras afecciones propias de la edad, la Organización Mundial de la Salud (OMS) hace las siguientes recomendaciones con respecto a la actividad de las personas mayores (65 años o más):

– Deben hacer 150 minutos de ejercicio de moderado a vigoroso por semana.

– O al menos 75 minutos de ejercicio de alta intensidad.

– O una combinación de ambos durante al menos 150 minutos a la semana.

 

Ejercitar la felicidad

Por todos es sabido que el ejercicio nos hace sentir mejor, incluso más felices. Cuando nos movemos, estimulamos la hormona liberada, la serotonina. Esta hormona hace que experimentemos sentimientos de felicidad y bienestar. Además, los niveles más altos de serotonina como resultado de la actividad física pueden tener un efecto antidepresivo y antiestrés.

Además de la serotonina, también se liberan las hormonas noradrenalina y dopamina.

Estas proporcionan una sensación de alerta y son beneficiosas para nuestro sistema de recompensas, ya que la dopamina proporciona una experiencia de placer y alegría. En definitiva, el deporte juega un papel favorable para nuestra felicidad y es una buena forma de salir y socializar.

 

Moverse contra el envejecimiento

A todos nos gustaría retrasar los efectos del envejecimiento el mayor tiempo posible. Es muy distinto tener síntomas de demencia a una edad relativamente temprana que experimentarlos después de los 90 años. Y ahí es donde podemos influir. Varios neurocientíficos y psicólogos indican que el ejercicio puede prevenir los dañinos síntomas que vienen con el paso del tiempo. Aseguran que hacer deporte mejora considerablemente la memoria, la capacidad de concentración, la autonomía y las habilidades cognitivas, además de retrasar los síntomas de demencia. Además, ejercitar nuestros cuerpos de forma regular previene también de enfermedades comunes en esta etapa de la vida, como pueden ser la diabetes, depresión, fracturas o enfermedades cardiovasculares.

 

Los mejores deportes en la edad de oro

Si se desea reanudar el ejercicio después de un largo período de inactividad, lo más conveniente será hacerse un examen médico antes. De esta manera, nos aseguraremos de que todo está en orden y de que podemos realizar cualquier actividad cómodamente.

Solo nos faltará elegir el deporte más adecuado a nuestra edad, nuestro tipo de cuerpo y nuestra condición física. También podemos buscar el consejo de un gimnasio o fisioterapeuta. Para descubrir cómo adaptar estos deportes a la tercera edad, o saber qué material es necesario comprar previamente, consulta la guía completa de deportes para personas mayores. Aquí te avanzamos cuáles son los deportes más adecuados y sus principales beneficios:

Fitness y gimnasia. Quemar grasa, mejorar el equilibrio, la vida social o la salud

cardiovascular son solo algunos de sus beneficios.

– Natación y aeróbic acuático. Sus efectos van desde el desarrollo de la fuerza muscular y articular hasta la mejora del equilibrio, la densidad ósea o la presión arterial.

Caminar, correr y marcha nórdica. Estas tres formas de caminar inciden directamente en el correcto funcionamiento del corazón y la presión arterial, pero también reducen el estrés y el dolor articular.

Yoga. Además de mejorar el equilibrio y la estabilidad, el yoga es una actividad muy beneficiosa para combatir dolencias relacionadas con la edad, como el dolor crónico y los problemas de salud mental.

Baile. Tiene innumerables beneficios para la salud: reduce el estrés y mejora las habilidades motoras, el desarrollo muscular, la memoria y el equilibrio.

– Tenis y fútbol. Las formas adaptadas de estos dos deportes pueden mejorar la

resistencia, fortalecer los huesos y mejorar el sistema inmunológico, la agilidad y el

bienestar mental.

Bicicleta para personas mayores. El ciclismo aporta múltiples ventajas para los mayores: resistencia, bajo impacto en articulaciones, fortalecimiento del sistema inmunológico…

– Golf para seniors. Puede parecer de intensidad baja pero el golf requiere estar en constante movimiento, ayudándote a conservar la masa muscular y mejorar la actividad pulmonar.