Cómo hacer que el cuidado de los mayores no nos supere

Hay enfermos que deben soportar un gran sufrimiento originado por una o varias enfermedades. Esta es la razón por la que necesitan la ayuda de los demás, en ocasiones incluso pueden exigir más ayuda de la que necesitan. También hay enfermos que dirigen la frustración derivada de sus problemas a quien está más cerca de ellos, esto es, a la persona que se dedica a cuidarlas. Muchas veces, estas demandas excesivas se producen de forma tan gradual que los cuidadores apenas llegan a darse cuanta de ello. Sólo son conscientes de que se sienten continuamente molestos y frustrados con la persona a quien cuidan, pero sin comprender las razones por las que se sienten así.
En estas situaciones se hace necesario poner límites. La manera más eficaz es decir no de una forma adecuada, de manera que no haga sentirse mal a la persona que lo dice ni se ofenda a la otra persona.

¿Cómo poner límites al cuidado?

Lo primero es pedir ayuda a la familia . Un modelo de ¿cómo pedir ayuda a la familia? sería el siguiente:

1. Solicitar una autorización.

¿Puedo hablarte un momento?

2. Verbalización directa y precisa

Me gustaría que te quedaras el jueves o el viernes con papá.

3. Autoafirmación empática y expresión positiva de la demanda.

De esta forma yo podré salir un poco. Últimamente estoy agotada.

4. Comprobar que el interlocutor está realmente de acuerdo en responder a la demanda.

Si no puedes, dímelo, no me voy a enfadar.

5. Disco rayado (repetir lo mismo cuantas veces sea necesario, de manera cada vez más amable y cortés)

Para mí es importante que te quedes con papá el jueves o el viernes y así podré descansar. Sería muy amable por tu parte que te quedases el jueves o el viernes, yo necesito descansar.

6. Autorrevelación (manifestar sentimientos, pensamientos o comportamientos propios y en primera persona)

Últimamente estoy agotada y me vendría muy bien que te quedaras.

7. Ofrecer un compromiso

¿Te viene mal? ¿qué te parece el sábado? Dime qué día puedes tú.

8. Terminar efusivamente

Muchas gracias. Es un alivio que me ayudes. Menos mal que cuento contigo.