La importancia de una dieta saludable

Una dieta saludable es aquella alimentación que aporta todas las sustancias nutricionales (hidratos de carbono, proteínas, grasas, vitaminas, minerales, agua y fibra) en cantidades adecuadas para mantener un buen estado de salud.
Debe ser equilibrada, variada (ha de incluir todos los grupos básicos de alimentos), suficiente en cantidad, agradable al paladar y debe ofrecer todas las garantías que se enmarcan en el concepto de seguridad alimentaria.
Las 10 reglas de oro de una dieta saludableFresas

  1. Realizar como mínimo 4 comidas al día: desayuno, almuerzo, merienda y cena.
  2. No picar entre horas.
  3. Comer lentamente y masticar bien.
  4. Incluir la máxima variación de alimentos en la dieta
  5. Beber como mínimo 6-7 vasos de agua al día.
  6. Incluir alimentos integrales ricos en fibra.
  7. Limitar el consumo de azúcares y grasas animales.
  8. Moderar el consumo de bebidas estimulantes: café, té y bebidas alcohólicas.
  9. Preparar dietas apetecibles y atractivas.
  10. Respetar las normas de higiene para evitar contaminaciones.

 
EL DESAYUNO: 5 razones para no prescindir del desayuno

  1. Repone las reservas gastadas durante el sueño por el organismo (desde la cena se han producido unas 10 horas de ayuno).[pullQuote position=»right»]Un buen desayuno debería contener como mínimo frutas frescas, lácteos y cereales integrales.[/pullQuote]
  2. Mejora el rendimiento físico.
  3. Mejora el rendimiento intelectual.
  4. Proporciona una comida nutritiva.
  5. Proporciona energía para comenzar el día.

 
EL ALMUERZO. En nuestra cultura el almuerzo constituye una de las comidas principales del día.  Por ello, en el menú deben estar representados todos los grupos básicos de alimentos: las hortalizas, los farináceos, las carnes/pescados/huevos, las frutas, las grasas y el agua
 ¿Cómo podemos confeccionar un menú saludable? Son múltiples las combinaciones alimentarias que se pueden hacer para confeccionar un menú. A modo de ejemplo, citaremos 2 patrones, que suelen ser los más usuales en nuestra cultura.
[lightTable]ALMUERZO MENÚ TIPO 1[/lightTable]Garbanzos
[lightTable]Primer plato: Espaguetis con tomate (grupo de los farináceos)[/lightTable]
[lightTable]Segundo plato: Pechuga de pollo (grupo de las carnes)[/lightTable]
[lightTable]Guarnición: Berenjena rebozada (grupo de las verduras)[/lightTable]
[lightTable]Postre: Pera (grupo de las frutas)[/lightTable]
[lightTable]Aliño: Aceite de oliva (grupo de las grasas)[/lightTable]
[lightTable]Pan y agua[/lightTable]
 
[lightTable]ALMUERZO MENÚ TIPO 2[/lightTable]
[lightTable]Primer plato: Puerros a la vinagreta (grupo de las verduras)[/lightTable]
[lightTable]Segundo plato: Cazoleta de pollo (grupo de las carnes)[/lightTable]
[lightTable]Guarnición: Patata (grupo de los farináceos)[/lightTable]
[lightTable]Postre: Requesón (grupo de los lácteos)[/lightTable]
[lightTable]Aliño: Aceite de oliva (grupo de las grasas)[/lightTable]
[lightTable]Pan y agua[/lightTable]
 
LA MERIENDA. Al igual que el desayuno, la merienda contribuye a:

  1. Aportar energía para continuar la jornada
  2. Complementar el  aporte de nutrientes del desayuno, el almuerzo y la cena.

La merienda debe complementar las raciones alimentarias del día, por lo que los alimentos que deben incluirse en esta toma deben amoldarse al menú diario. De todos modos, podemos señalar que los grandes grupos que forman parte de esta toma son los lácteos, los farináceos, la fruta fresca y los derivados cárnicos (embutidos magros).
 
LA CENA. La diferencia con la comida radica en la variación de los distintos grupos de alimentos y en el tipo de cocciones utilizadas: en la cena son convenientes alimentos más ligeros o fáciles de digerir, y cocinados de manera más simple (plancha o parrilla y hervidos).
Debe fomentarse la variación de la alimentación, no sólo para asegurar la ingesta de todos los nutrientes necesarios para mantener un buen estado de salud, sino también para evitar la monotonía de la dieta.
Al igual que el almuerzo, las combinaciones alimentarias son múltiples, pero en la cena se deben tener en cuenta los alimentos consumidos en el almuerzo.
Por ello, se proponen 2 modelos que se adaptan a los sugeridos en el apartado anterior[pullQuote position=»right»]Es importante que durante las comidas se incluyan alimentos variados de cada uno de los grupos[/pullQuote]
[lightTable]CENA MENÚ TIPO 1[/lightTable]
[lightTable]Primer plato: Espinacas a la crema (grupo de las verduras)[/lightTable]
[lightTable]Segundo plato: Tortilla francesa (grupo de los huevos)[/lightTable]
[lightTable]Guarnición: Patata asada (grupo de los farináceos)[/lightTable]
[lightTable]Postre: Yogur (grupo de los lácteos)[/lightTable]
[lightTable]Aliño: Aceite de oliva (grupo de las grasas)[/lightTable]
[lightTable]Pan y agua[/lightTable]
 
[lightTable]CENA MENÚ TIPO 2[/lightTable]
[lightTable]Primer plato: Potaje de garbanzos (grupo de los farináceos)[/lightTable]
[lightTable]Segundo plato: Pescadilla frita (grupo de los pescados)postres[/lightTable]
[lightTable]Guarnición: Escarola (grupo de las verduras)[/lightTable]
[lightTable]Postre: Naranja (grupo de las frutas)[/lightTable]
[lightTable]Aliño: Aceite de oliva (grupo de las grasas)[/lightTable]
[lightTable]Pan y agua[/lightTable]