Los campamentos intergeneracionales de Amavir y sus beneficios para mayores y pequeños

0

Otro verano más, Amavir ha puesto en marcha los campamentos intergeneracionales en los que nuestros residentes conviven con sus nietos y familiares o los de los trabajadores. En ellos realizan una serie de actividades de ocio y educativas como compartir desayunos y comidas, participar en gymkanas, hacer excursiones, realizar talleres de repostería y manualidades o juegos deportivos. Estos campamentos son una oportunidad única para que tanto mayores como pequeños puedan vivir la experiencia de interactuar e impregnarse de todas las cosas buenas que se pueden transmitir los unos a los otros.

Está comprobado que las personas mayores que realizan actividades intergeneracionales se sienten más felices que otros mayores de su misma edad y, además, recogen una gran cantidad de beneficios personales:

-Incremento del sentimiento de valía personal.

-Huida de la soledad.

-Aumento de la vitalidad.

-Incremento de la autoestima y de la motivación.

-Mejora del humor.

-Desarrollo de la amistad con gente más joven y aprendizaje de ellos.

-Desarrollo de habilidades, especialmente de las sociales.

-Sentimiento de pertenencia.

-Envejecimiento activo y saludable y mejora de la capacidad para enfrentarse a la enfermedad física y mental.

Pero no solo los mayores salen beneficiados con estas actividades. Entre las recompensas de los más pequeños está:

-Autorrealización por ayudar a otras personas e incremento del sentimiento de responsabilidad social.

-Percepción más positiva de las personas mayores.

-Aprendizaje sobre el pasado y las historias de otras personas y recogida de conocimiento cultural e histórico.

-Valoración de los logros conseguidos por otros y desarrollo de la capacidad de admiración.

-Reducción de la posibilidad de implicarse en actos violentos y en el consumo de drogas.

Desde Amavir somos conscientes de todos los aspectos positivos que se pueden recoger de la interactuación de nuestros residentes con los niños y los jóvenes. Es por esto que cada año organizamos los campamentos intergeneracionales de verano. Al compartir su día a día con los niños, aumenta la actividad física, cognitiva y social de nuestros mayores, promoviendo el envejecimiento activo y saludable. Por otra parte, para los niños estas actividades son también una lección de vida de la que aprenden las experiencias de los residentes y recogen su sabiduría. Con los campamentos de verano de Amavir, tanto los más pequeños como los más mayores aprenden los unos de los otros y viven una experiencia única e inolvidable.

Publicar una respuesta

He leido y acepto la política de privacidad [bws_google_captcha]