¿Cómo es amar después de tantas experiencias?

0

El amor no tiene edad. Si hay alguien que lo sabe bien, esos son nuestros mayores. A partir de cierta edad son muchos los que pueden presumir de haber conocido el amor eterno y, tras más de 50 o 60 años juntos, se pueden permitir ser ejemplo de que el amor para toda la vida sí existe.

Estas parejas, que después de tantos años siguen enamorados, han experimentado una evolución del amor que ha crecido con ellos a lo largo de su vida, con cada una de las experiencias vividas. Normalmente, los afortunados que tienen la posibilidad de compartir la vida con la misma persona durante tanto tiempo transforman la pasión del primer día en admiración, respeto y un cariño inmenso por su pareja. Suelen ser inseparables el uno del otro, pues están atados por un vínculo que va más allá del amor y que ha tejido lazos a través de experiencias vitales.

También inseparables, con sentimientos adolescentes, pero con la seguridad que te dan los años, son las parejas que se forman durante la vejez. Cada uno lleva a la espalda toda una vida, algunos solteros, muchos viudos y otros divorciados, vuelven a dejarse llevar por el amor y el deseo. Se trata de parejas que buscan una compañía con quien compartir unos años repletos de historias y recuerdos. Encontrar ese compañero fiel que les escuche, que evite el sentimiento de soledad al que se enfrentan muchos ancianos, que les haga sentir de nuevo una ilusión, rejuvenece a estas parejas y les hace sentirse importantes, con ganas de vivir y aprovechar cada minuto.

Ya lleven medio siglo juntos o apenas unos meses, lo que observamos y aprendemos en nuestras residencias y centros de mayores Amavir es que el amor en la madurez de la vida es un sentimiento sincero, que reconforta a quienes lo experimentan y les anima a levantarse cada día, convirtiendo este período en una etapa plena que les lleva a conocer y a disfrutar de un amor que, ante todo, es verdadero.

Publicar una respuesta

He leido y acepto la política de privacidad [bws_google_captcha]