Alergia invernal en mayores

0

En los meses fríos de invierno, muchas personas sufren brotes alérgicos. Nuestros mayores pueden presentar síntomas que, en ocasiones, se confunden con un simple resfriado. Lo cierto es que determinados factores relativos a esta época de año pueden favorecer la incidencia de alérgenos.

Durante esta estación del año el polen de las cupresáceas y los fresnos pueden producir síntomas en personas alérgicas, como picor de ojos, lagrimeo, enrojecimiento de ojos, estornudos, picor nasal, destilación acuosa o congestión nasal.

En caso de personas mayores con asma asociada, pueden presentar dificultad para respirar, silbidos en el pecho, opresión torácica y tos seca, especialmente tras realizar esfuerzo físico.

El inicio de los síntomas alérgicos puede ser muy difícil de diferenciar de un catarro. Podemos pensar que es un catarro si observamos estornudos, agüilla nasal y congestión, manifestado de igual manera dentro y fuera del lugar de residencia.

En la alergia, los síntomas aparecen fuera de casa y son más persistentes a medida que el paciente permanece más tiempo en el exterior. Además, los síntomas alérgicos son más duraderos en el tiempo.

En cualquier caso, ambas patologías deben ser tratadas para minimizar los síntomas y lograr la mejor calidad de vida del mayor.

Publicar una respuesta

He leido y acepto la política de privacidad [bws_google_captcha]