La disfagia en el anciano

0

La disfagia es el síntoma que se refiere a la dificultad o molestia, que se produce a la hora de formar y/o mover el bolo alimenticio desde la boca al esófago. En el anciano está frecuentemente asociada a enfermedades neurológicas o al envejecimiento.

Carolina Plata Vedia

Consejos ofrecidos por Carolina Plata Vedia, Supervisora de Enfermería de la residencia para mayores Amma Puente de vallecas

Los signos/síntomas más habituales, suelen ser:

  • Atragantamientos frecuentes.
  • Babeo frecuente.
  • Mantener la comida en los carrillos.
  • Comer más despacio de lo habitual.
  • Tos y/o carraspeo persistente durante o después de las comidas.
  • Necesidad de tragar varias veces para tomar una misma cucharada.

Las complicaciones pueden ser:

  • Respiratorias (neumonía aspirativa).
  • Malnutrición y deshidratación.
  • Dependencia, aislamiento social y mayor carga de cuidados.

Consejos a tener en cuenta, a la hora de las comidas:

  • No empezar la alimentación si la persona está adormilada o muy nerviosa.
  • El entorno donde se realice la comida, debe ser tranquilo para facilitar la concentración de la persona.
  • Debe estar sentada con la espalda recta siempre que sea posible.
  • La persona que se encargue de dar de comer, deberá estar colocada a la altura de sus ojos o justo por debajo de ellos.
  • El paciente no debe hablar mientras come.
  • Emplear el tiempo necesario para la alimentación (no debe ser mayor de 30 minutos).
  • Cuando trague debe hacerlo con la barbilla inclinada hacia el pecho (en la medida que esto sea posible).
  • Utilizar para comer cucharillas pequeñas, ya que los volúmenes pequeños son más fáciles de tragar.
  • Después de la alimentación, debe mantenerse incorporado durante 30-60 minutos.
  • Realizar buena higiene bucal, después de cada comida.
  • Los alimentos deben tener una consistencia suave y uniforme.

Publicar una respuesta

He leido y acepto la política de privacidad [bws_google_captcha]